Campus de Verano de Fútbol y Fútbol Sala de la FAF

Con el balón como protagonista principal. Así pasaron los más de ochenta chicos y chicas sus primeros días de vacaciones tras el largo esfuerzo de los nueve meses anteriores. Los libros, estrellas del período escolar, dejaron su hueco al esférico para el disfrute de los jóvenes futbolistas. Los madrugones del invierno dejaron el paso a los veraniegos, pero con la alegría de saber que les esperaba el cuero grande de fútbol o el más pequeño de fútbol sala para pasar las siguientes horas del día.

El intenso calor que acompañaba otras ediciones tardó en llegar una semana, no así los protagonistas de las tres semanas, que desde antes de las nueve de la mañana se agolpaban en los vestuarios prestos y dispuestos a disfrutar, con el balón como responsable. Para lo primero, los riegos de agua y las  guerras de globos se erigieron como los remedios más eficaces; para los segundos bastaba con adentrarse en uno de los campos de fútbol y fútbol sala del centro deportivo “Puente de Santiago” y empezar a realizar actividades en las que el recreo era la nota predominante.

Zaragoza.- Todos los conceptos técnicos y tácticos, tanto individuales como colectivos, además de los básicos de un buen calentamiento, fueron trabajados. Pero con una sonrisa en la cara de los pequeños. Los juegos, circuitos, sesiones de tiro y, al final de la mañana, los esperados y deseados partidillos, completaban las jornadas diarias de fútbol y fútbol sala. Todo ello intentando que el compañerismo, la alegría, el buen ambiente y la diversión no quedaran nunca en olvido, sino que fueran la nota predominante de los primeros días del verano.

Ni un segundo de respiro hasta la refrescante ducha, necesaria tras más de cuatro horas de continua actividad, en las que sólo el merecido almuerzo y el tiempo de manualidades (con el fútbol también como influencia principal de las obras de arte) ponían la pausa y daban tiempo para que repusieran sus fuerzas y volvieran al terreno de juego con más ganas, si cabe, de seguir mostrando sus dotes con el balón desde el campo o la portería.

En el recuerdo, hasta el próximo año, quedarán los partidillos de fútbol sala, siete u once; las intensas tandas de penaltis, con las celebraciones más originales a los goles o paradas; las carreras de conducción en las que los conos, en ocasiones, parecían el más rocoso defensa; los encuentros de beisbol pie en las que los monitores participaban con la misma ilusión de un niño; o el juego de las sillas, en el que se decidía el número de globos con el que posteriormente participarían en las refrescantes guerras de agua con las que aliviaron el calor de los primeros días de julio.

Con el final del IX Campus de Verano son muchas las buenas noticias que el principio triste final de la semana o semanas del clínic traen consigo. Nos espera un verano todavía largo y con mucho tiempo para seguir jugando al deporte que más nos gusta, tras él una apasionante temporada con nuestros respectivos equipos para continuar practicándolo y, al final de todo ello, ya en el horizonte, el X Campus de Verano. Para hacer más llevadera la espera seguiremos contando con el balón como fiel acompañante, justo lo que ha ocurrido en las tres primeras semanas de vacaciones.

01000194_01002843_PRIMER TURNO (Mobile)

 

http://futbolaragon.com/pnfg/NNws_ShwNewDup?codigo=1006237&cod_primaria=3000283&cod_secundaria=3000283